viernes, 20 de noviembre de 2009

Those were the days, my friend...


7 comentarios:

miette dijo...

Buen acopio de fotos retro..Por qué será que nos cautiva tanto lo retro?

jlmartin63 dijo...

¿te refieres al blanco y negro, al cuero envejecido, al sonido monoaural, a los vinilos y sus portadas amarillentas con las esquinas dobladas, al celuloide rayado, al olor rancio de los sillones de los cafés, a la simplicidad de las guitarras de caja y las motos bicilíndricas con amortiguadores de muelles...?
Ah, pues ni idea.

miette dijo...

Sí, sí, a eso..Existe la literatura retro? los autores retro?
Releo Odile y sentí cierta nostalgia retro...en fin, debe ser un virus...

jlmartin63 dijo...

tratándose de Odile, será el virus de la gripe "O"; pero ¿por qué leer literatura retro -si es que existe- pudiendo disfrutar con los propios clásicos, los originales, los fetén? Lo que nos devuelve a tu post sobre la impostación (y de paso la impostura).

jlmartin63 dijo...

(Por cierto, no he leído Odile... Si la estás releyendo, creo que me estoy perdiendo algo...)

miette dijo...

A mi me gusto cuando lo lei, pero ahora quiero asegurarme!!Plasma muy bien la parafernalia surrealista...Queneau y su humor. Tiene su aquel.
Muy bueno lo de la gripe O. jejejeje..

jlmartin63 dijo...

fustígame, porque te diré que lo único que recuerdo haber leído de Queneau, aparte de poemas y cosas sueltas, es Zazie...
aunque sí tengo presente su humor, por si cuela como atenuante...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...